Grafología Forense

grafología forense

La Grafología Forense está más enfocada a los estudios de escrituras relacionadas con el ámbito delincuencial, médico y todo lo que constituya un estudio patológico relacionado con la criminalística, cuyo fin es el esclarecimiento de hechos y auxilio a la justicia.

 

Perfiles de Criminalidad.

No podemos decir que todos los asesinos tienen la misma escritura, ya que la personalidad humana es variada y complicada, y los criminales no son una excepción.

 

No obstante, sí es cierto que en cada asesino surgen unas características en el grafismo, que hemos definido "gestos tipo", que los hacen diferentes de los demás.

 

El psicópata se mueve en un plano inmaduro e infantil, se encuentra fuera de la realidad y aunque parece frío, duro y rígido, es tan solo una pantalla que utiliza para protegerse de sus sentimientos infantiles que le lleva a la inferioridad.

 

Los gestos tipos que nos podemos encontrar en este tipo de escrituras son muy variados y pueden pasar de un individuo frío, calculador, con un control total de sus emociones, a una persona desorganizada, con verdaderos cambios de humor, muy agresivo y sin ningún tipo de control.

 

A continuación vamos a reseñar algunos elementos gráficos que nos podemos encontrar en este tipo de grafías:

  • Escritura condensada con letra pequeña. Vemos una escritura muy junta, tanto en líneas como en separación palabras. Nos habla de concentración, pensamiento, cálculo.
  • Escritura monótona. Escritura sin variación en cuanto a tamaño, inclinación y velocidad. Artificiosidad, engaño, frialdad.
  • Escritura muy irregular. Todo lo contrario a la escritura anterior. Se dan gestos gráficos irregulares, tanto en tamaño, inclinación, márgenes, líneas onduladas, cambios de velocidad, etc. Nos habla de mal control emotivo, no controla sus impulsos, sus emociones.
  • Escritura muy angulosa. Puede ir acompañada de líneas totalmente rectas. Nos habla de frialdad, venganza, resentimiento, energía. Si las líneas aparecen rectas, nos refuerza más aún esa frialdad. Si esa escritura angulosa aparece en una escritura desordenada, nos habla de mala canalización de la energía: esa energía que presenta el ángulo se exterioriza sin orden y sin control hacia los demás.
  • Presión sucia, fuerte o pesada. Si ampliamos las letras a 20 aumentos, podemos apreciar en sus contornos suciedades, que no son debidas al útil de escritura, y que nos habla de agresividad, debilidad yoica, angustia. La presión fuerte o pesada es indicativo de una mayor energía que desprende el sujeto y eso puede resultar negativo, dependiendo de cómo canaliza esa energía hacia los demás.
  • Finales largos. Nos habla de impulsividad, mal control emotivo, pérdida de control. Puede ir acompañado de barras de t lanzadas hacia la derecha.
  • Finales agudos dirigidos hacia la derecha. Hablamos de agresividad extrapunitiva, dirigida hacia los demás. Esto se agrava cuando esos finales son largos o cuando las uniones son angulosas, lo que nos indica una dificultad en los contactos.
  • Finales en forma de maza. La onda gráfica termina con un mayor grosor. Nos habla de brutalidad.
  • Garra o uña de gato. Se suelen dar en las letras h, n, m y b. Finaliza en un trazo hacia adentro en forma de uña.
  • Mezcla de minúsculas con mayúsculas en un escrito. Nos habla de inmadurez y de deshonestidad.

Estos han sido algunos de los ejemplos de la Grafología forense, como es evidente hay mucho de más tipos que el experto grafólogo sabrá distinguir en un manuscrito.